Añisclo

Se accede desde Escalona, donde comienza un recorrido de carretera que va siguiendo el curso del río encajonado en un profundo cañon, conocido como el cañon de Añisclo hasta abrirse en su cabecera en un circo glaciar .

 

Se Puede destacar entre otros lugares:

 

Ermita de San Úrbez y Cueva del Moro

Cerca del aparcamiento de la Ereta de Biés se disponen la ermita de San Úrbez y la cueva del Moro.

La primera, cerca del puente del mismo nombre, compone una oquedad en la pared de Sestrales donde existe una ermita dedicada a este santo que vivió por estas tierras, y al que los habitantes del Sobrarbe guardan una gran devoción, pues a él todavía acuden en romería – rogativa para solicitar agua de lluvia. La cueva de los Moros, junto a los restos del molino de Aso.

 

Desfiladero de las Cambras

Parte inferior del Cañón de Añisclo que es recorrida por una carretera asfaltada que en un futuro próximo será cerrada al tráfico de vehículos para su uso peatonal.

El río Bellós atraviesa recoleto s rincones naturales, encajado en una grandiosa garganta fluvial.

En el ápice inferior del desfiladero prospera una vegetación mediterránea de encinar litoral con especies arbustivas propias de climas tropicales del Terciario como el madroño o el durillo.

Antaño conocido por la fuente de aguas sulfurosas de los Baños.

 

Bosque de la Ripareta

Masa boscosa de hayas en la confluencia del barranco de la Pardina con el río Bellós.

Oscuro interior en el que escasas plantas logran desarrollarse, puesto que las frondas de las hayas se convierten en pantallas que filtran e impiden la llegada de los rayos de luz a los niveles basales del bosque.

Anisclo4
Anisclo2
Anisclo3